9 marzo, 2017

Dunia

No entendía nada. El dolor era intenso en el abdomen. ¿Qué pasaba? Su mente aún estaba confusa. ¿Qué había pasado? Notaba su pelo mojado y un reguero húmedo resbalaba por su frente. Le dolió la mano al intentar tocarse, pero a pesar de eso lo hizo. Era sangre lo que corría por su cara. Se asustó. Su mirada comenzaba a aclararse. Estaba en el viejo Renault 5 de enésima mano. Estaba atrapada y el cinturón de seguridad la sujetaba.